AL DESPERTAR…

Descubrí las ganas de ti que se apoderaban de mi cuerpo. Ceñía mi cintura con la lencería que sabía te gustaba. Quizá fue el rozar de aquella tela que mis manos despertaron…

Me tendí sobre la cama para explorar lentamente mi sexo. Hurgaban mis dedos entre la suavidad de unos labios que se humedecían con su contacto.

Te imaginaba sobre mí, con la mirada fija en lo que sería la unión de nuestros cuerpos…tu cruel boca mordiendo mi cuello… tus manos apretando mis senos al momento de encontrarnos y escapando un gemido de placer…

Mis manos sustituían a las tuyas, exploraban a detalle mi interior. Así se consumían mis minutos…

No supe cuándo entraste pero te descubrí observándome desde el quicio de la puerta. Tu mirada llena de cómplice lascivia me invitó a seguir lo que hacía. Ahora mi placer no sólo provenía de lo que hacían mis manos sobre mi cuerpo, sino también de ver tu mirada curiosa, tu sonrisa de satisfacción y que tus manos se ocuparan de tu propio cuerpo.

Sólo unos cuantos minutos de caricias propias y llegaríamos al orgasmo, pero tú buscaste guarecerte en mi cuerpo. El sentirte en mí hizo que estallara gritando tu nombre y tú, te vertías en mi interior.

Esa dulce mirada de tus ojos era todo en ese momento… era la culminación de la lascivia y del amor que llevo dentro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s