OSCURIDAD IV

Desperté en el sillón de la sala del apartamento de Matías. Él estaba frente a mí, observándome.

-Te encontré sin sentido en el suelo del pasillo-, dijo explicándome cómo había llegado a su apartamento-, así que te traje aquí. ¿Qué hacías ahí? ¿Acaso no te dije que no era bueno salir del apartamento?

Noté una molestia en el cuello, así que le pedí me permitiera arreglarme un poco antes de llegar al apartamento de mi tía.

Frente a la luz del espejo de baño, noté las marcas en mi cuello, mucho más claras que la vez anterior y mi palidez era extrema. Regresé a la sala, decidida a saber qué tanto más sabía Matías de todos esos ataques.

-¿Qué más sabes?- Le dije con determinación.

-¿Crees que sé algo más?- Se sonrío con burla.

Estaba segura que él sabía más de lo que me había comentado.

-Busca que son esas marcas en tu cuello y quizá des con la respuesta-, dijo tajante, terminando así mis cuestionamientos.

Al entrar al apartamento de mi tía, ésta se deshizo en cuidados hacía mí. Me acosté en la cama e inmediatamente concilié en sueño, más me llevé varias interrogantes como pendientes para el siguiente día.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s