“EVERYBODY HURTS”

Image

Las cartas regadas sobre el piso y mis lágrimas rodando por las mejillas. Había lanzado al viento cada una de las cartas que me había escrito. Él se había sumido en un silencio profundo al que sólo le hacía compañía su cigarrillo, la brisa del viento en la terraza y la imagen del mar.

Rodé sobre la cama bordeando el lugar que él había ocupado tan sólo hace unas horas. Habíamos consumido tantas horas amándonos sin parar… tanto, que no notamos que el tiempo de marchar se había precipitado sobre nosotros.

Rogar por un poco más… si él supiera que anhelaba un poco más, pero se sumió en el fastuoso diálogo con su cigarrillo.

Encendí la radio y Paul Anka me envolvió con su “Everybody hurts”.

<<Un poco más>> pensaba.

Si supiera que mi amor se encuentra escondido donde no lo puede tocar, para que no me dañe, para no dañarlo.

Escondí mi nostalgia en la maleta y mi amor en el centro de mi pecho para que no pudiera encontrarlo.

Era hora de partir. Era hora de decir adiós.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s