Mi amarga compañía

No son mariposas volando o flores rosas las que habitan mis palabras.

Es el sabor amargo de mi café y las penas que en él se remojan.

Suspiro y el cálido aliento de mi café se despliega en volutas blancas.

Él sabe de mis heridas y lo triste de mi fría noche, por eso calla.

Y me observa atentamente procurando no opinar.

Sabe que los brazos que me rodean son los míos propios.

Que el invierno es sólo otro más que me quiere abrazar.

Y así me congela el alma el frío de este extraño compañero

y el amargo sabor de mi viejo café.

Suspiros inquietos se escapan de mi.

Tristes pedacitos de mi alma.

Uno tras otro se alejan, dejándome aún más sola que la noche anterior.

Intento contenerme pero no puedo callar…

¿Qué podría ocultar?

Mi café… calla, sólo calla para poderme escuchar.

 

Image

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s